¿Existe tu media naranja? 12 consejos para elegir pareja


Realmente ¿elegimos a nuestras parejas?, ¿cuánta parte de esa elección depende de la atracción? y, ¿de qué depende exactamente el que elijamos a una persona u a otra?



Quedaría muy bonito decir que de repente sentimos un flechazo y es el amor el que decide…pero esto no es así.

El amor es mucho más que el amor romántico y aunque, en gran parte es de una manera inconsciente, sí que elegimos a nuestras parejas.

Todos conocemos a personas que suelen “repetir en sus parejas”, o las buscamos que sean un imposible (con distancia por medio, con cargas…) y es que nuestra educación, lo que vivimos en la infancia, nuestro carácter al fin y al cabo es quien determina muchas veces esa elección…

O la no elección; también existen personas que directamente no están abiertas al amor por diferentes motivos. Nuestras carencias o inseguridades también intervienen si estamos “necesitados” de cariño.


"No amas a alguien por su apariencia, o la ropa, o por su coche caro, sino porque canta una canción que sólo tú escuchas" Oscar Wilde

Además, influyen muchísimos aspectos más que se escapan de este artículo.

Independientemente de todo esto, del enamoramiento y de nuestra capacidad, inconsciente o no, de elección sí es cierto que podemos pararnos un momento a pensar y ver si esa persona realmente nos conviene para una relación comprometida y duradera.


Clarissa Pinkola, escritora, psicóloga y autora de libros como “Mujeres que corren con los lobos” nos da doce consejos a tener en cuenta en esta difícil tarea de elegir pareja.


1-Elige a alguien como si fueras ciego.

Cierra los ojos y observa qué puedes sentir de esa persona, su gentileza, su lealtad, su comprensión, su habilidad para ocuparse de ti y su habilidad para cuidar de sí mismo como un ser independiente. En nuestra cultura nos basamos mucho en lo que vemos con nuestros ojos externos. Pero es mucho más importante lo que vemos con los ojos cerrados.


2- Elige a alguien que tenga la habilidad de aprender.

Si hay algo que verdaderamente hace diferencia entre un amante para toda la vida y uno fugaz, es una persona que tenga la habilidad de aprender. Aquellos que no pueden ser curiosos acerca del mundo y de cómo funcionan las cosas o las personas, a menudo se cierran diciendo: “Esto tiene que ser así, de este modo”. Para una relación de toda la vida elige estar con alguien que se abra, aprenda y evolucione.



3- Elige a alguien que quiera ser fuerte y sensible a la vez.

La fuerza como un árbol: aunque soplen vientos fuertes se sostendrá porque es flexible. En cuando a la sensibilidad, la capacidad de estar alerta a las cosas que están alrededor de uno. Algunas personas pueden necesitar una pequeña ayuda en esto. Y es por eso que el consejo número 2 es tan importante: la habilidad para aprender. Puedes tener todas las posibilidades, todas las potencialidades del mundo para ser amable, amoroso, bueno y el mejor amante conocido pero si no puedes aprender a desarrollar ese potencial. ¡Entonces no sirve de nada!


"Generalmente creemos que el amor es algo que te va a dar el otro. Cuando, en realidad, el amor es lo que yo doy, lo que yo comparto"

Laura Esquivel


4- Elige a alguien que cuando lo hieras, sienta dolor y te lo muestre.

Y viceversa… elige a alguien que cuando te hiera, vea tu dolor y lo registre. Lo peor es cuando le haces a tu compañero algo que no es amable, o que es impensado y él no muestra reacción, como si no se permitiera a sí mismo mostrarse verdaderamente humano en tu presencia. La habilidad de tu compañero de mostrar su dolor es tan importante como su habilidad para percibir tu dolor. Puede que alguien haya acumulado enfado y sufrimiento en su vida y cause dolor a su pareja. Entonces debe ser capaz de parar, de detenerse cuando ve el sufrimiento en la otra persona.


5- Elige a una persona que tenga una vida interior.

Trabajando, dibujando, escribiendo, a través de la meditación, algo que ame. Elige a una persona que esté en el camino y te vea como a un compañero de viaje. La habilidad para estar completamente con el otro y al mismo tiempo enteramente separado es muy importante. Las relaciones son cíclicas y hay momentos para estar muy cerca el uno del otro y otros momentos para apartarse.


6- Elige a alguien que tenga pasiones similares a las tuyas en la vida.

Una relación construye una memoria. Estas memorias, lo compartido, son lo que une la relación; por el placer que es recordar buenos tiempos juntos y también los tiempos duros. Si no hay nada que verdaderamente disfrutéis juntos, es muy difícil pasar estos tiempos con el otro. A veces pueden ser cosas muy sencillas, eso sí, compartidas.


7- Elige a alguien que tenga valores similares.

Tiene que ver con disminuir los roces en la relación y estas cosas deben sintonizarse si hay verdadero compromiso.


"El verdadero amor no es otra cosa que el deseo inevitable de ayudar al otro para que sea quien es" Jorge Bucay

8- Elige a alguien compasivo, a alguien que sea capaz de escuchar, a alguien que te dé tiempo.

Si, por ejemplo, eres una persona impulsiva, al tener un compañero que no sea tan impulsivo como tú, hallarás cierta lentitud que será buena para ti. Alguien que sea un poco lento, al estar con un compañero que sea bien distinto se acelerará un poco. Y podrán después de un tiempo hallar un ritmo propio de la relación.


9- Elige a alguien que sea capaz de reírse de sí mismo.

Poder reír de una situación y de uno mismo es muy importante. Pero supongamos que no tienes un compañero muy chistoso, elige a alguien que pueda parar una discusión y aprender a reírse de la situación. (vuelve al punto 2, tenga habilidad para aprender)



10- Elige a alguien a quien puedas tolerarle los defectos y formas de ser.

En los momentos de tensión y cansancio, las cosas que más te atraían, pueden ser las que después te vuelven loco… No pienses que podrías vivir con alguien que tiene cosas que realmente molestan a las otras personas y que para ti no son importantes. Hay algunas cosas que son intolerables en cualquier relación: adicciones, maltrato físico o psicológico, violencia, actos delictivos… Una persona que no dice la verdad, una persona que no te puede mirar a la cara, una persona que puede hacer cualquier cosa por tapar sus errores, o en la que no confías… Todo eso sería construir una relación en un terreno inseguro.


"Amar no es mirarse el uno al otro, sino más bien mirar ambos en la misma dirección" Antoine de Saint-Exupéry

11- Ser amigos y no solo amantes.

¿Harías por tu pareja lo que estás dispuesto a hacer por tu mejor amigo? ¿Estás dispuesto a escucharlo?, ¿estás dispuesto a hablar de las cosas de las que él tiene ganas de hablar, a prestar atención a los detalles de lo que dice o tiene ganas de hacer? Cuando pienses en lo que harías por tu mejor amigo y en lo que harías por tu pareja es posible que las cosas se aclararen para ti.

12- Elije a alguien que haga tu vida más grande y no más pequeña.

Y con quien las cosas sean fáciles, con quien la relación fluya.

"Temer al amor es temer a la vida, y los que temen a la vida ya están medio muertos"

Bertrand Russell



Todo esto es una forma sencilla de saber qué me vendría bien encontrarme al otro lado.

Y también nos puede servir para hacernos preguntas sobre nuestras relaciones si no acaban de ser lo satisfactorias que deseamos:

¿Repito patrones en mis parejas?, ¿tengo tendencia a elegir siempre el mismo tipo de persona?, ¿busco siempre relaciones complicadas?, ¿me cuesta dar ese paso al compromiso cuando la relación se estabiliza?, ¿qué puedo aprender de mis relaciones pasadas?, ¿realmente soy consciente de lo que busco en una pareja o lo dejo todo al azar?


"Somos dos adultos que nos sostenemos sobre nuestros propios pies, no dos niños buscando a sus padres. Sin ti también me iría bien, pero me alegra el corazón que sea contigo y que estemos juntos" Joan Garriga