¿Cómo se trabajan los sueños desde la Gestalt?



"El sueño señala directamente lo que se evita para estar completo" Fritz Perls


Desde la antigüedad se han otorgado a los sueños funciones importantes. Todas las civilizaciones han utilizado los sueños por su significado, y grandes decisiones se tomaban en función de estos. Freud fue el primero en llevar los sueños al camino terapéutico. Jung dedicó parte de su investigación a los sueños. Y la terapia Gestalt trabaja los sueños con la intención de integrar los elementos proyectados en ellos. A los seres humanos nos encanta proyectar fuera de nosotros lo que no nos gusta.


A veces, los sueños nos traen asuntos pendientes con otras personas que en su momento no se resolvieron. Otras veces, hay detrás una polaridad del paciente y éste puede darse cuenta de qué partes de sí mismo rechaza. Por polaridad entendemos la manifestación de impulsos y tendencias opuestas: masculinidad/feminidad, simpático/antipático, introversión/extroversión. Según Ángeles Martín: "Cuando una polaridad está en conflicto dentro del paciente, porque un extremo es rechazado y el otro aceptado se produce un fenómeno por el cual se reprime aquel y se da espacio a éste".



"El trabajo de los sueños llama la atención sobre aquellas necesidades en el individuo que no han sido aún satisfechas porque no han sido reconocidas" Rainette Eden Fantz


Mucha gente cree que cada tipo de sueño tiene una interpretación universal y esto no es así, O por lo menos no es así en Gestalt. Para cada persona aparece una simbología propia y única. En Gestalt le damos un enfoque experiencial y emocional. Se prefiere vivenciar el sueño.



"El sueño es la expresión más espontánea de la existencia de un ser humano. No hay nada tan espontáneo como el sueño. [...] En Gestalt no interpretamos los sueños. En vez de analizarlos y trocearlos intentamos retrotraerlos a la vida" Fritz Perls


Fritz Perls entendía los sueños como un mensaje existencial donde aparecen partes de nuestra personalidad que se encuentran rechazadas o alienadas por nosotros mismos.

Ángeles Martín en su libro: "Los sueños en psicoterapia Gestalt" dice que las guerras que llevamos dentro de nosotros son las mismas que llevamos fuera. Ver rasgos de nosotros que no nos gustan es como encontrarse con un espejo que te dice que eso mismo está en nosotros.


Como decía anteriormente el terapeuta evita cualquier interpretación: es el soñante quien se redescubrirá, se entenderá y valorará lo que obtuvo del sueño.

Los sueños se narran en primera persona, en tiempo presente. Se traen al aquí y ahora. Como terapeutas, escuchamos y acompañamos, guiamos y ponemos la atención en lo que el paciente evita experimentar sin interponer expectativas y deseos propios.

Claudio Naranjo decía que: "A veces las explicaciones son evitaciones". Se trata de permitir que la experiencia hable por sí misma.

Los sueños son un mensaje de uno para sí mismo, para aquella parte del yo que quiera atenderles. Todas las partes diferentes del sueño son fragmentos de nuestra personalidad.



"Tú eres tus sueños, tú eres todos y todo lo que ocurre y se presenta en ellos. Así de sencillo y así de complejo"